Obtén una Cotización

      Cómo deben responder las empresas a los tiempos de recesión y crisis  

      Cómo deben responder las empresas a los tiempos de recesión y crisis

       ¿Qué deben hacer las organizaciones para hacerle frente a adversidades del mercado?

      La inflación mundial ha duplicado las expectativas de fines del año pasado, los salarios reales se han visto afectados y los precios de las materias primas son cada vez más altos.  

      Un panorama que parece cada vez más difícil para el crecimiento de las industrias conlleva a grandes desafíos para las empresas, que ahora necesitan gestionar con más eficacia e inteligencia sus recursos. 

      Después de todo, administrar adecuadamente el capital de los negocios es un factor clave que determina su éxito y crecimiento, más aún en momentos de incertidumbre e inestabilidad del mercado. 

      ¿Qué es aquello que les toca hacer a los negocios para hacerle frente al desequilibrio financiero global y el consecuente desánimo de los clientes? 

      Organizaciones que le hacen frente al temporal 

      Pese al escenario complicado, los desafíos nos recuerdan que las crisis pueden convertirse en puntos de inflexión para desarrollar políticas y estrategias beneficiosas. De hecho, los cimientos del crecimiento futuro se establecen a menudo cuando las sociedades responden a las debilidades que las crisis ponen al descubierto.  

      En esta coyuntura, la recuperación depende de la adaptabilidad y la firmeza en las decisiones. Estos son algunos elementos a tomar en cuenta:

      1. Escuchar a los clientes

      Las empresas centradas en el cliente han demostrado ser un 60 % más rentables que aquellas que no lo hacen, de acuerdo con datos recogidos por HubSpot.  

      Poner al cliente en el centro de toda operación es la prioridad número uno de las organizaciones. Y es que cada proceso debe comenzar y terminar con el público en mente. Esto, más que una mera estrategia, debe responder una cultura organizacional. 

      Las empresas nunca deben perder la oportunidad de conocer qué opinan los clientes sobre su servicio o productos, qué es aquello que se puede mejorar y qué nuevas soluciones se demandan. Esta información es oro puro, ya que con esta indagación los negocios sabrán de primera mano cuáles son las necesidades reales de su público. 

      2. Gerenciar con sentido humano y con propósito

      Según un informe de Salesforce, un 66% de los consumidores espera que las compañías entiendan sus necesidades y expectativas y un similar porcentaje de personas reconoció que “sienten que los tratan como cifras”.  

      A las personas les gusta ser tratadas con dignidad, respeto y empatía. Ser más humano en los negocios repercute en lo siguiente para los negocios ayuda a construir relaciones y a fidelizar a los clientes, mejora los procesos de la compañía e incrementa las ventas. 

      Pero no todo acaba en el calor humano, pues todo esfuerzo necesita responder a un propósito, es decir, a aquello que moviliza a trascender y a darle un sentido a lo que hacemos. Seguir la opción que nos satisface y mejora como personas es la guía para que hacer mejor nuestro trabajo y ayudar a crecer a las empresas. 

      Humanizar las relaciones con los clientes

      3. Hacer ágiles y antifrágiles a los negocios

      La rapidez es importante. La pandemia de la COVID-19 y su trayectoria e impacto siempre cambiantes han demostrado que necesitamos información más oportuna, agendas estratégicas actualizadas y ciclos de decisión más cortos. 

      Cuando las circunstancias cambian, también debe hacerlo la respuesta de las empresas. Para hacer frente a la incertidumbre, nuestras organizaciones tienen que ser ágiles, flexibles y siempre dispuestas al aprendizaje. 

      Además, los negocios deben adoptar la antifragilidad como una práctica permanente: aquella que saca provecho del estrés y el caos, y prosperan y crecen cuando se exponen a la volatilidad y la aleatoriedad. 

      La estabilidad no es necesariamente buena: cuanto más tiempo se pase sin variaciones, sin contratiempos, sin aleatoriedad, peores serán las consecuencias cuando finalmente suceda lo impredecible. 

      4. Tener una mentalidad de crecimiento global

      Según un estudio de la consultora McKinsey, los líderes de crecimiento generaron un 80 por ciento más de valor para los accionistas que sus homólogos durante un período de diez años.     

      Además, las empresas que han adoptado con éxito una mentalidad de crecimiento tienen 2.4 veces más probabilidades de lograr un rendimiento superior.  

      Cuando el crecimiento sostenible, inclusivo y rentable se convierte en una elección consciente y resuelta, da forma a la toma de decisiones en todas las áreas del negocio. El crecimiento se convierte en el oxígeno de una organización, alimenta la cultura, eleva las ambiciones e inspira un sentido de propósito.   

      Las empresas más exitosas son capaces de equilibrar y secuenciar estas opciones de crecimiento en respuesta a sus entornos operativos cambiantes, los avances tecnológicos y las necesidades y preferencias emergentes de los clientes. 

      5. Abrazar la digitalidad

      La diferenciación competitiva, ahora más que nunca, surge de unas capacidades digitales y una dotación tecnológica superiores, de una entrega más ágil y de directivos cada vez más expertos en tecnología. 

      Y es que es gracias a estos elementos que las pequeñas empresas pueden competir y escalar en un mercado generalmente acaparado por las grandes compañías.  

      El capital de las marcas es y será siempre su público, por lo que llegar hacia ellos con soluciones innovadoras que resuelvan sus necesidades es y será la clave para un crecimiento sostenido. 

      6. Dejar un legado positivo a la sociedad

      Las soluciones empresariales verdaderamente sostenibles e inclusivas van más allá de la mera mejora de los resultados económicos. También contribuyen a la reparación y el sustento del entorno natural y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. 

      Y esto es algo que también exigen los clientes, pues según un reciente estudio de IBM, aproximadamente la mitad (49 %) de los consumidores globales pagaron un valor adicional por productos calificados como sostenibles en los últimos 12 meses, mientras que 7 de cada 10 empleados dicen que es más probable que se queden con un empleador respetuoso con el medioambiente. 

      7. Responder a los cambios urgentemente

      Las decisiones clave y los compromisos que se adopten ahora determinarán nuestro rumbo tras la pandemia y la velocidad de respuesta es determinante para aprovechar las oportunidades que se van presentando. 

      Estar preparados para una etapa de incertidumbre nos permitirá comprender mejor a los clientes, sus nuevos comportamientos y necesidades.  

      Todas las organizaciones están llamadas a fortalecerse y adaptarse a los cambios, está en juego nada menos que un futuro próspero para la sociedad. 

      WhatsApp Business Multiagente dashboard
      Guillermo Schmidt

      Guillermo Schmidt

      CEO en Interfono - Pioneros en Cloud Communication

      Empresario e ingeniero de sistemas con 20 años de experiencia transformando empresas establecidas en México, Colombia, Perú y Venezuela. Apasionado por escuchar a los clientes y buscar soluciones digitales a sus problemas. Creador de una metodología que ayuda a planificar, presupuestar, priorizar, ejecutar y verificar proyectos de transformación digital de forma sencilla y dinámica.

      Pin It on Pinterest